Cuanto más conocemos del ser humano, de cómo funcionamos y por qué, de las infinitas conexiones dentro de nosotros mismos y con el entorno que nos rodea, más evidente se hace lo complejo, maravilloso y perfecto de nuestra existencia.

No somos nuestros pensamientos o ideas, no somos nuestras emociones, ni tan siquiera somos este montón de huesos y piel que llevamos puesto como un traje a medida. Somos todo esto en conexión, sustentado, avivado y unido por un cuerpo energético que es la fuente de alimentación de todo nuestro ser.

 

Tu cuerpo mental, emocional, físico y energético

deben estar en armonía y conexión para que

la salud reine en tu vida.

 

Tenemos la creencia errónea de que las dolencias físicas aparecen en nuestra vida sin más, porque sí. A lo sumo, somos capaces de darles una explicación postural o por exceso de trabajo. Si bien es cierto que algunas de ellas son meramente traumáticas o mecánicas, la gran mayoría esconden detrás un desequilibrio de otro tipo.

 

Os pongo un ejemplo fácilmente entendible y extrapolable a otros bloqueos que sufrimos en el día a día casi sin darnos cuenta, [el estrés]. Son muchas las personas que viven con este desagradable compañero diariamente. El estrés es consecuencia, entre otras muchas razones, de nuestro ritmo de vida, de las auto exigencias, de la necesidad de control, de la incapacidad para delegar responsabilidades, etcétera. En definitiva, es consecuencia de cómo decidimos organizar y gestionar nuestro tiempo, nuestra vida. Todos sabemos que el síntoma físico más común en personas con estrés es el dolor de cabeza y la sobrecarga de hombros y cuello.
Así pues, el proceso que nos llevó a la dolencia sería el siguiente:

 

PENSAMIENTO (Autoexigencias, control…)  > lleva a una

EMOCIÓN / ESTADO ANÍMICO (Estrés…) >  lleva a una

CONSECUENCIA FÍSICA (Dolor de cabeza).

 

 

La culpa, la resignación, el remordimiento, la traición, el abandono… todas éstas emociones son consecuencia también de cómo pensamos y de nuestra capacidad de gestionar lo que nos está sucediendo o lo que nos sucedió,  y a su vez son causa de otras dolencias físicas íntimamente relacionadas con la emoción.

 

Tu cuerpo será la punta del iceberg. Es la alarma necesaria para que prestemos atención a ese proceso que estamos creando y que termina dañándonos. Es el chivato perfecto para que paremos, tomemos consciencia de nosotros mismos y hagamos los cambios necesarios para romper ese círculo vicioso que no nos deja vivir una vida llena de salud, paz y armonía.

 

Con el Método Integrativo, que es el método de trabajo que uso en consulta, podemos llegar a todos los planos (físico, emocional y energético), acompañando al paciente a un reequilibrio completo y en todos los niveles que necesite, dejando una sensación de limpieza, paz y descanso que ayudan a recordar lo que significa sentirse realmente bien, eso que a veces vamos olvidando poco a poco.

 

Cecilia N.

El blog dePiesyManos tiene un carácter informativo. No pretende, ni puede ser considerado, ni sustituido como diagnóstico médico. Consulte con su médico cualquier consejo que desee tomar.

 

 

 

Contacta

¿Quieres hablar con nosotros?

Localización

C/Castillo de la Mota 10
Alcalá de Guadaíra, Sevilla.

Horario

Lunes a Viernes
Mañana y tarde
Cita Previa

Teléfono y email

671 068 587
info@depiesymanos.com

Email

Mándanos un mensaje

Artículos Relacionados

ESTOS PUNTOS EN EL PIE MEJORARÁN TU ESPALDA

La reflexología podal es una técnica englobada dentro de las técnicas naturales y energéticas. Traducida literalmente como la ciencia de los reflejos, la reflexología permite trabajar a través de estos cualquier tipo de desequilibrios en el organismo. En...

leer más

¿POR QUÉ LOS COLORES DEL VENDAJE NEUROMUSCULAR?

El vendaje neuromuscular está totalmente difundido e integrado en nuestra sociedad. Los llamativos colores de dicha técnica tras más de una década entre nosotros ya no causa la sorpresa de sus inicios. Sin embargo el llamativo color de las vendas originales posee un...

leer más
Share This